5 remedios para mantener a raya las bacterias y gérmenes de tu cocina

Puntuación+1
fregona
tiendas.com

A casi todos los que tenemos nuestra rutina de limpieza semanal, generalmente la realizamos durante el fin de semana, se nos ponen los pelos como escarpias cuando se trata de limpiar uno de los espacios más concurridos de nuestras casas: la cocina. Si bien, la rutina diaria pasa por un barrido rápido a golpe de clásica escoba y recogedor,   y un fregado ultra rápido a base de fregona, para que quede visualmente organizado y aparentemente limpio, libre de gérmenes y otros alérgenos varios que nuestra retina no procesa.

Pero no nos engañemos, hay espacios de nuestra cocina que tenemos olvidados o relegamos para su limpieza cuando “ya no hay más remedio”, postergar esos trabajos es el hobbie de muchos de nosotros, y nombrarlos te ayudará a que seas consciente de cuáles son esos 5 lugares más sucios de tu cocina, y sobre todo, cómo incluirlos de forma exitosamente en tu rutina de desinfección semanal:

1-Encimeras, muebles y mesas de la cocina:

Son las que reciben la mayor cantidad de contacto diario, porque en ella transcurre la vida de muchos hogares españoles, preparamos todas nuestras comidas, cenas, meriendas o desayunos en la encimera, al llegar a casa muchos  colocan sus bolsas o cajas de la compra, libros, carteras, bolsos, portátiles, las llaves de sus coches, teléfonos móviles, y si se tienen hijos pequeños en casa, sus juguetes, pañales, toallitas… ¡Y no hablemos de lo que colocan las mascotas, por su cuenta, de muchas personas!

El mejor remedio es  rociar los mostradores de la cocina con su limpiador de uso múltiple favorito, si puede ser ecológico además nos ahorraremos  de intoxicar nuestras comidas y cuerpos con productos tóxicos, y limpiarlos una o dos veces por semana garantizará una superficie mucho más higiénica y libre de gérmenes que la que tienen la mayoría de los españoles, por mucha fama que tengamos en el extranjero de ser muy limpios en casa, porque en cuanto ponemos un pie fuera de ella, la mayoría de los países europeos nos ganan ¡por goleada!.

2-Fregadero de cocina:

Que acompañan a la encimeras, como primas hermanas, en las cocinas. Inevitablemente, se usa el fregadero de la cocina a diario, otra área que es atractivamente propensa a la formación y acumulación de bacterias y otros alérgenos, ¡como los cromos de los niños! Entre todos los restos del líquido de la cocción, el aceite de las sartenes, jugos varios y leche, da igual que sea de vaca, avena o de soja, todas manchan por igual, y las cuales  vertemos en él todos los días, con los restos del café, del té, el cola cao… y que parece que siempres está lleno ¡con overbooking!

La solución más rápida suele ser recurrir a la esponja que suele estar casi siempre fea, desgastada por el uso  y sucia para limpiar el fregadero todos los días, y que no ayuda mucho para eliminar los gérmenes sino que más bien los propaga. En su lugar, es necesario asegurarse  de usar una esponja limpia, y si es necesario cambiarlas o lavarlas en la lavadora cada dos días, o utilizar un rollo de papel para limpiar el fregadero con un desinfectante ecológico.

3-Esponjas y cepillos de limpieza:

Redundando sobre las esponjas y cepillos de limpieza, el material de limpieza es fundamental que esté limpio y se renueve cada poco tiempo, porque su uso diario hace que sean un foco de infección en tu cocina y que se propaguen, como el peor de los virus. Y es muy habitual olvidar que también necesitan ser limpiados , aunque estén en contacto con detergentes,  lejías y productos de limpieza.

La recomendación más acertada es limpiarlos, como máximo, cada dos días, se puede hacer un lavado rápido a temperatura alta para matar los gérmenes más resistentes en el mismo lavavajillas de la cocina o en la lavadora. Y mientras alternarlo con otro nuevo para tener siempre disponible un cepillo de limpieza libre de gérmenes y bacterias. Renovarlos con cierta frecuencia es lo más higiénico.

4-La nevera:

Aunque la nevera está a baja temperatura, eso no significa que no puedan proliferar las bacterias y gérmenes en ella, los cajones aunque pueden parecer sencillos de limpiar, tienen muchos recovecos que debemos limpiar a fondo, sobre todo si hay alimentos con moho que se han estropeado o caducado, como quesos, frutas y verduras, que suelen estropearse con más facilidad que el resto de alimentos envasados o empaquetados, en los estantes o cajones de la nevera.

Para atajar el problema es recomendable que tengamos los alimentos separados por zonas, las carnes y pescados por un lado, las frutas y verduras por otro, los lácteos, huevos, mantequillas, margarinas, etc. por otro. Y asegurarnos de limpiar cada cajón o estante cada vez que repongamos comida de la nevera o quitemos comida estropeada o caducada. Y no está de más que cuando se haga se realice con un  detergente ecológico y agua tibia. Esto ayudará a eliminar los gérmenes que se esconden hasta la siguiente limpieza.

5-Pequeños interruptores de luz, del horno y  de la vitrocerámica:

Son la áreas de la cocina más pequeñas, y que más se utilizan, y se tocan prácticamente a diario un par de veces con las manos, o dedos, el principal transmisor de virus, como la gripe, catarros, bacterias… entre los humanos. ¿Cuántas veces ha cocinado enfermo para el resto de la familia? Por ello, no debemos obviar su limpieza, ni postergar la. Si uno está enfermo, para no contagiar a todos los viven en la casa, es recomendable, utilizar toallitas desinfectantes para limpiar los interruptores más usados de su cocina.

Leave a Reply

avatar
  Subscribe  
Notify of
El inicio de sesión/registro está temporalmente inhabilitado